ESCUELA DE HERRADORES Y PODÓLOGOS EQUINOS SIERRA NORTE

CURSO DE TÉCNICO HERRADOR Y PODÓLOGO EQUINO

El herraje: una profesión con futuro

La profesión de herrador: pasado, presente y futuro

 

 

Cursos de herraje, herrando a un caballo

 

EL HERRAJE: UNA PROFESIÓN CON FUTURO

La ESCUELA DE PODOLOGÍA Y HERRADO DE EQUINOS SIERRA NORTE está especializada en la enseñanza de la profesión de herrador con reconocimiento de la Federación Francesa de Equitación.




Durante muchos años el principal problema ha sido la ausencia total de verdaderos centros de formación que, avalados por una titulación, garantizasen la calidad de sus enseñanzas. Esto, unido a la necesidad de poder recibir esta formación en el menor tiempo posible, hizo surgir nuestra escuela, que desde el año 1996 ha formado un importante número de herradores repartidos en la actualidad por toda nuestra geografía.

Si te gustan los caballos y quieres trabajar en una profesión independiente y con futuro, ven a aprender con nosotros, sabremos enseñarte los conocimientos y los valores que debe tener un verdadero profesional del herraje.

Todos los cursos son teórico-prácticos, incluyen documentación y diploma (el CURSO DE TÉCNICO HERRADOR posee diplomas oficiales específicos) y tienen plazas limitadas.

La enseñanza que impartimos es individualizada y adaptada a las características de cada alumno, estando las plazas limitadas a un máximo de cinco alumnos por profesor.

Nuestro PROFESORADO posee una gran experiencia en la enseñanza de este tipo de cursos, no necesitas ninguna formación previa y el resultado está garantizado.

En la actualidad, el sector ecuestre español está evolucionando de forma imparable hacia una mayor profesionalización. Desde la cría hasta la comercialización, pasando por el mozo de cuadra, el domador y por supuesto el herrador, cada vez se exige una mayor preparación del profesional, lo que redundará en un desarrollo efectivo del sector conforme al patrón existente en la Unión Europea.

El aumento constante del número de caballos, pero sobre todo de su calidad, ha generado una gran demanda, todavía no satisfecha, de buenos herradores que puedan, desde su nacimiento hasta el final de su carrera deportiva, mantener los cascos del caballo en un estado óptimo de bienestar.

¡TU FUTURO DEPENDE DE TI!

 

LA PROFESIÓN DE HERRADOR: PASADO, PRESENTE Y FUTURO

El herraje es un oficio cuyos orígenes se pierden en el tiempo. Desde que el hombre emprendió la conquista del caballo, los cuidados a los pies de su montura se impusieron rápidamente como una necesidad absoluta. Las exigencias y los esfuerzos pedidos al animal han ido aumentando de forma considerable, lo que ha justificado los trabajos pacientes de herradores y veterinarios a través de los tiempos para adaptar el herraje a las necesidades del momento.

La profesion de herrador, herrando a un caballoEn la última mitad del presente siglo, la profesión de herrador ha evolucionado de una forma sorprendente. El herrador fue desapareciendo con los caballos de tracción y los dedicados a las labores agrícolas. Una generación de caballos de ocio y deporte estaba surgiendo poco a poco, pero no encontraba profesionales cualificados para atender esta demanda cada vez más acuciante.

El lugar reservado al caballo en la sociedad de hoy es más considerado que el de antaño y está destinado a actividades ligadas con el ocio. Hoy en día el sector equino español va camino de convertirse en la importante fuente de riqueza que siempre fue.

En las condiciones actuales, en las que el caballo es utilizado para el trabajo, para el ocio, o en actividades deportivas, es absolutamente necesario que el animal esté herrado.

El herraje ha seguido la evolución histórica del caballo al servicio del hombre: después de haber alcanzado una perfección remarcable hacia finales del siglo pasado, en el que el número de animales en España era de más de 650.000, ha sufrido un declive alarmante en cuanto a la cualificación de los profesionales, sobre todo cuando la utilización del caballo parecía definitivamente quedar fuera del restringido mundo de las competiciones hípicas.

El atractivo de la equitación de ocio, el renacimiento de las actividades de Turismo Ecuestre y de Raid, el aumento de la equitación pony y el auge del caballo de tiro y arrastre en ciertas regiones de España (Levante y Cataluña) han obligado a la profesión de herrador a encontrar el virtuosismo de antaño, a poner en marcha técnicas nuevas y a utilizar materiales antes desconocidos, en resumen, a recuperar la profesión en escuelas organizadas y competentes.La profesion de herrador, recortando el casco de un caballo

En lo que a la locomoción del caballo se refiere, sabemos que los mejores resultados se obtienen cuando se logra trabajar en equipo conjugando las competencias propias de veterinarios, herradores y propietarios. Sin embargo, basta con que uno de los elementos de ese trío no esté a la altura para que sobrevengan los mayores desastres. Por desgracia, los veterinarios tienen la prueba cada día, ya que no cesan de ver caballos masacrados por la falta de competencia de ciertos "herradores". Por no hablar de cuando el veterinario receta o indica una herradura patológica o la corrección de un defecto de aplomo, no encontrando eco en el técnico herrador que desconoce las reglas elementales teórico-prácticas de su profesión. El problema surge cuando se tropieza con el artesano que "hace lo que sabe pero no sabe lo que hace".

Dentro de las tareas que el herrador también debe asumir están la de informar a sus clientes sobre los cuidados de los cascos de su caballo y la de realizar el diagnóstico y la prevención de enfermedades graves, dicho de otro modo, el herrador debe desempeñar un papel pedagógico muy importante. ¿Pero qué pasa si el propio herrador no posee estos conocimientos?

Llegamos a la clave del problema: ¡LA FORMACIÓN!

la profesion de herrador, alumnos herrandoActualmente son muchos los que ignoran los conocimiento teóricos más elementales. Con una buena base teórica complementada con una práctica racional y precisa, podemos obtener en pocos años un conjunto de herradores que ejercerán su oficio con criterio y con sapiencia, logrando con ello al mismo tiempo una elevación económico-social del antiguo oficio de herrador.

El aprendizaje tradicional no es siempre garantía de una formación seria y eficaz, ya que puede no aportar los conocimientos necesarios e indispensables para la práctica de la profesión.

Lo que hoy en día se le pide a un herrador es un conocimiento preciso y profundo del pie y de la anatomía del caballo, elementos esenciales que deben caracterizar una formación adecuada.

La actividad económica que se genera actualmente en el sector hípico en sus diferentes facetas (cría, deporte, competición, ocio, turismo, servicios...) y la que se desarrollará en el futuro demanda profesionales altamente cualificados para poder competir con los países de nuestro entorno. Hemos de esforzarnos por mejorar nuestro nivel y adaptarnos, también en esto, al que existe fuera de nuestras fronteras si no queremos vernos invadidos por profesionales extranjeros.

Las oportunidades de trabajo para la profesión de herrador son amplísimas, ya que actualmente es un sector con una gran demanda de profesionales cualificados y una carencia importante de los mismos. Aunque la salida más inmediata es la de trabajador autónomo, tampoco es desdeñable la demanda de trabajadores asalariados por los diversos empleadores del sector ecuestre tales como: La profesion de herrador, alumnos herrando

Si quieres hacer del herraje tu profesión, desde aquí te animamos a intentarlo.

¡TÚ TAMBIÉN PUEDES HACERLO!